Jesús San Miguel Izquierdo, Premio Fundación Lilly de Investigación Biomédica Clínica 2014

En algunos subgrupos de mieloma múltiple ya se ha logrado cronificar la enfermedad
  • La investigación en esta enfermedad ha avanzado mucho en las últimas dos décadas, consiguiendo duplicar la supervivencia de estos enfermos
  • El profesor San Miguel ha contribuido a la creación del grupo cooperativo español de mieloma, entidad que permite a todos los investigadores el acceso a las mejores pruebas diagnósticas y tratamientos
  • La investigación en mieloma múltiple se centra en caracterizar los distintos tipos de la enfermedad, para poder encontrar tratamientos más personalizados y evitar la refractariedad

Madrid, 29 de mayo de 2014.- Durante el siglo pasado, la investigación en mieloma múltiple, un cáncer que afecta a las células plasmáticas -glóbulo blanco que se localiza preferentemente en la médula ósea-, vivió pocos avances, pero todo cambió en 2000, y desde entonces tanto el diagnóstico como el tratamiento de esta enfermedad oncológica han vislumbrado grandes avances. Responsable de buena parte de ellos ha sido y es el profesor Jesús San Miguel Izquierdo, Premio Fundación Lilly de Investigación Biomédica Clínica 2014.

En el terreno del diagnóstico, los grupos en los que ha trabajado el profesor San Miguel han dado grandes pasos en la búsqueda de alteraciones genéticas que afecten al pronóstico del paciente, y en la detección de enfermedad mínima residual tras la terapia. En cuanto al tratamiento, han desarrollado nuevas terapéuticas para los pacientes, ya fueran o no candidatos a trasplante, y se ha descubierto que el tratamiento precoz mejora la supervivencia en mieloma quiescente. Para el tratamiento en sí cabe destacar su participación en el desarrollo de fármacos, algunos de aprobación reciente. “No todos los pacientes necesitan el mismo tratamiento, y eso nos ha llevado a esforzarnos en identificar los grupos de riesgo en mieloma y monitorizar la eficacia de los nuevos tratamientos con nuevas técnicas para enfermedad mínima residual.

Este campo, el de la farmacología, es uno de los más esperanzadores para el profesor San Miguel: “Están surgiendo nuevos fármacos de la mano de inhibidores de proteasoma y los inmunomoduladores, y, más recientemente, de los anticuerpos monoclonales, responsables en buena parte de que la supervivencia con la enfermedad se haya duplicado en la última década”. Los avances también se esperan en la disección de distintas entidades para el mismo diagnóstico: “El mieloma múltiple dejará de ser una única enfermedad, lo que nos permitirá contar con tratamientos más específicos".

En la diferenciación del mieloma múltiple residen gran parte de las esperanzas del profesor San Miguel, que confiesa que “nuestro sueño es cronificar la enfermedad y ¡ojalá! llegar a curarla. De hecho, ya se ha conseguido en algún subgrupo”. No obstante, reconoce que aún queda mucho trabajo por delante: “Primero tendremos que identificar la razón de que haya pacientes resistentes al tratamiento, y luego encontrar tratamientos idóneos para ellos”.

Para lograrlo, el grupo de investigación del profesor San Miguel ha apostado por determinar cuáles son los mecanismos de resistencia y escape de la célula tumoral, es decir, “entenderla para poder vencer su resistencia”. También se están centrando en el estudio de la heterogeneidad evolutiva de los enfermos, que “ha de deberse a factores genéticos de la célula tumoral y/o a factores relacionados con la interacción de la célula con el microambiente en el que se desarrolla”.

La necesidad de la traslación de la investigación
Sin embargo, la investigación no se puede quedar en los laboratorios, y muy consciente de ello es el profesor San Miguel. Su esfuerzo en la traslación de la investigación ha estado patente siempre en sus investigaciones, y por ello ha sido premiado por la Fundación Lilly en la categoría de Investigación Biomédica Clínica: “Se suele hablar de que hay que llevar la investigación del laboratorio al enfermo, pero nosotros pensamos que tan importante o más es el camino inverso, es decir, de acercar los problemas del paciente al laboratorio”, explica.

La traslación de la investigación siempre se ha señalado como uno de los males endémicos de la ciencia de nuestro país. El profesor San Miguel lo ve así: “El nivel investigador de España es bueno, pero quizás sea necesario realizar una inversión para generar conocimiento, sobre todo en el campo biosanitario, porque somos un país que consume más conocimiento del que genera”.

Otra necesidad de la ciencia es la investigación en red. También ahí destaca la labor del profesor San Miguel, que ha creado unidades de referencia nacional e internacional y ha contribuido a la creación del grupo cooperativo español de mieloma, que es modelo de uniformidad del tratamiento oncológico en España y que engloba a más de un centenar de hospitales. “Gracias a este grupo de colaboración, en España tenemos la suerte de poder acceder a las mejores pruebas diagnósticas y tratamientos a partir de la suma de voluntades y de entender que juntos somos mucho más para el enfermo”, reconoce. “En nuestro país siempre ha pesado mucho el individualismo y no el trabajo en equipo; quizás habría que prestar más atención a modelos como el de la selección española de fútbol y aprender que compartiendo ganamos todos, sobre todo los enfermos”.

Traslación e investigación en red son dos de las razones por las que el profesor San Miguel ha obtenido el premio de la Fundación Lilly. Sin embargo, afirma que su trabajo es “deudor de la suma de muchos compañeros, primero en Salamanca y luego en Pamplona, además del resto de profesionales españoles”, y reconoce que premios como el de la Fundación Lilly -“uno de los más importantes de la biosanidad española”- suponen “un estímulo para exigirse todavía más”.

Una brillante carrera entre Salamanca y Pamplona
El profesor Jesús San Miguel Izquierdo, director de Medicina Clínica y Traslacional de la Universidad de Navarra, es doctor en Medicina y Cirugía por la Universidad de Navarra y obtuvo el doctorado en la Universidad de Salamanca. Además, es catedrático de Medicina y Cirugía de la Universidad de Navarra. Su carrera ha destacado en el campo de la Hematología, que ha desarrollado principalmente entre el Hospital Universitario de Salamanca -donde bajo su dirección se han formado más de 40 especialistas y doctores- y la Universidad de Navarra.

Su trabajo ha sido avalado por más de veinte premios, tanto internacionales, como el Waldenstrom Award, el Kyle Life Achievement Award y el EHA-Carreras Award, como nacionales, caso del Premio Rey Jaime I de Investigación Médica.

Cuenta con una elevada producción científica, con más de 600 publicaciones en revistas internacionales. Además, ha desarrollado más de un centenar de ponencias internacionales, incluyendo los programas educacionales de las Sociedades Europea y Americana de Hematología y de la Sociedad Americana de Oncología.

 

Gabinete de Prensa de la Fundación Lilly
  Ainhoa Fernández (afernandez@plannermedia.com) / 687 718 250
David Rodríguez (drodriguez@plannermedia.com) / 607 290 710