Según señalan los expertos en la ‘II Jornada Medicina Centrada en el Paciente’

Es necesario recuperar el equilibrio entre la medicina basada en la evidencia y el arte médico

  • Profesionales del sector sanitario analizan la situación actual de la medicina centrada en el paciente en una jornada organizada por la Fundación Lilly
  • Las nuevas tecnologías, responsables en parte de la deshumanización de la medicina, se presentan como una herramienta para automatizar los procesos de las organizaciones y lograr así más tiempo para atender al paciente
  • El Proyecto HU-CI, el Índice de Humanización de Hospitales Infantiles, el Programa de Paciente Mentor y FarmAventura son algunos ejemplos de éxito en el campo de la medicina centrada en el paciente

II Jornada Medicina Centrada en el Paciente

De izda. a dcha., Manuel Guzmán, coordinador de la jornada de la Fundación Lilly; Fernando Caballero, decano de la Facultad de Ciencias de la Salud y director del Grado en Medicina de la Universidad Francisco de Vitoria; Salvador Casado, médico especialista en Atención Primaria; Gloria Gálvez, jefa de la Unidad de Atención al Ciudadano y Trabajo Social del Hospital Vall d’Hebron; Fernando Bandrés, catedrático de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid, y José Antonio Sacristán, director de la Fundación Lilly.

Madrid, 7 de mayo de 2019.- Nuestro sistema sanitario es, cada día, más efectivo y eficiente, pero, sin duda, también está más deshumanizado. Por otra parte, el perfil más humanista del médico ha ido evolucionando hacia la figura de un médico más técnico en un entorno, también, más tecnológico. Sin embargo, paradójicamente, las nuevas tecnologías podrían tener la solución para humanizar la medicina. Así lo han afirmado diferentes expertos del sector sanitario durante la ‘II Jornada Medicina Centrada en el Paciente’, que, organizada por la Fundación Lilly con la colaboración del Instituto de Humanidades y Ciencias de la Salud Gregorio Marañón, ha tenido lugar hoy en el Hospital General Universitario Gregorio Marañón (Madrid).

“Se debe recuperar el necesario equilibrio entre la ciencia médica, representada por la medicina basada en la evidencia y que ha supuesto toda una revolución en las últimas décadas, y el arte médico, que completa el mundo de las evidencias con la parte humana”, asegura José Antonio Sacristán, director de la Fundación Lilly durante la inauguración, en la que también han participado Sonia García de San José, subdirectora gerente del Hospital Gregorio Marañón, y Antonio López Vega, director del Instituto de Humanidades y Ciencias de la Salud Gregorio Marañón. Este encuentro ha tenido como objetivo reflexionar y debatir sobre esta corriente que aboga por la humanización de la medicina.

Gloria Gálvez, jefa de la Unidad de Atención al Ciudadano y Trabajo Social del Hospital Vall d’Hebron de Barcelona y una de las ponentes de la jornada, señala que el paciente busca en el profesional, además de una asistencia técnica correcta, “cuestiones sencillas relacionadas con el trato y el apoyo emocional, como llamar a la puerta antes de entrar, mirar a los ojos, presentarse, tocarles cuando se les da un mal diagnóstico o sentarse a su lado. Cosas que para los profesionales pueden resultar banales o sin importancia y, sin embargo, para el paciente marcarán la diferencia entre una buena y una mala experiencia”.

Para poder atender a estas necesidades, se debe lograr una estructura más humana, ya que la actual, subraya el Dr. Salvador Casado, médico especialista en Atención Primaria y autor del blog ‘La consulta del doctor Casado’, “tiene un nivel de sobrecarga enorme y obliga muchas veces a que el profesional de Atención Primaria dedique el tiempo de la consulta, unos seis minutos, a mirar al ordenador para cumplir una serie de requisitos más que mirar al paciente. Eso los pacientes lo perciben como signo de deshumanización”.

Para lograr que el profesional cuente con más tiempo para atender de forma personalizada al paciente, organizaciones y profesionales deberían cambiar dinámicas estructurales como los procedimientos administrativos, que se automatizarían gracias a las nuevas tecnologías, cuyo papel se debe repensar según Gálvez. En este sentido, el Dr. Casado destaca que la historia clínica electrónica tiene una interfaz todavía muy primitiva y hace perder mucho tiempo al profesional: “Habremos avanzado cuando se consigan interfaces vocales en las que el ordenador pueda ir recuperando la conversación del profesional sanitario con el paciente, que lo vaya pasando a texto libre y rellenando las casillas de información para protocolos y medición de objetivos”.

“Eliminando todo aquello que no aporta valor al paciente y que, sin embargo, puede tener costes significativos para la sanidad”, señala Gálvez, “se da la medicina centrada en el valor, que integra a la medicina afectiva (resultados que importan al paciente) y a la medicina efectiva (costes de la atención). Pero no solo se debe mejorar la estructura, señala el Dr. Casado, sino que también se debe tener en cuenta al profesional. “Si el profesional sanitario no está motivado y centrado, no tiene un buen nivel de autocuidado, no va a poder cuidar bien a sus pacientes”, apunta. A este respecto, Gálvez incide en la necesidad de que las organizaciones los impliquen en todos los temas relacionados con la atención centrada en el paciente: “Si haces propuestas de cambios a los profesionales y no han participado en ellas, no se sentirán integrados”.

Ponentes II Jornada Medicina Centrada en el Paciente
De izda. a dcha., Gabriel Heras, del Proyecto HU-CI, Ana Mayoral, de la Fundación Atresmedia, Ana Herranz, jefa de sección del Servicio de Farmacia Hospitalaria del Gregorio Marañón, Carmen Porras y Fernando Rodríguez, de ALCER, y José Antonio Sacristán, director de la Fundación Lilly.

Medicina Centrada en el Paciente: iniciativas de éxito
Durante esta jornada, además de debatir acerca de la situación actual de la medicina centrada en el paciente, se han detallado y analizado algunas experiencias pioneras, ejemplos de éxito, que confirman el interés del sistema sanitario en redescubrir el lado humano de la Medicina: Proyecto HU-CI, el Índice de Humanización de Hospitales Infantiles, el Programa de Paciente Mentor y FarmAventura.

El creador de Humanizando los Cuidados Intensivos (HU-CI), Gabriel Heras, señala que este proyecto busca conocer de forma integral la situación actual de la atención de las UCIs españolas. Se trata de un punto de encuentro para pacientes, familias y profesionales en el que se analizan los puntos débiles de los cuidados intensivos para realizar mejoras que motiven a los profesionales de la salud.

Asimismo, el Índice de Humanización de Hospitales Infantiles (IHHI) de la Fundación Atresmedia es una herramienta pionera que permite a los centros realizar un autodiagnóstico y medir su nivel de humanización real, creando un estándar en la medición sobre el concepto de “Humanización” e incentivando la participación y el trabajo en este ámbito. Ana Mayoral, responsable del proyecto, indica que esta iniciativa surgió tras detectar que no existía una herramienta que permitiese medir la humanización del sector sanitario de manera estandarizada y hacer seguimiento de los efectos de su implantación o impacto. “Los centros agradecen la existencia de una herramienta que les sirva de hoja de ruta y les ayude a detectar sus áreas de mejora”, asegura.

Por su parte, la Federación Nacional ALCER (Asociaciones para la Lucha Contra las Enfermedades del Riñón) dispone del programa Paciente Mentor, un servicio donde pacientes renales experimentados ayudan a aquellos que están a punto de recibir tratamiento de hemodiálisis. De esta manera, a través de sus vivencias y experiencias, se forma y ayuda a nuevos pacientes para afrontar de una manera adecuada su adaptación a esta enfermedad, tomar sus propias decisiones respecto a ella, así como reforzar la adherencia a las recomendaciones médicas y al tratamiento de estos pacientes.

Finalmente, el Servicio de Farmacia Hospitalaria del Gregorio Marañón ha implantado el programa FarmAventura, un proyecto que, tal y como explica Ana Herranz, jefa de sección de este servicio, busca impulsar entre los niños con enfermedades crónicas la adherencia a los tratamientos con el desarrollo de un método apoyado en el juego y aprendizaje. Esto se logra gracias a la implicación en un juego basado en descubrir el animal que aparece en un puzle cuyas piezas se obtienen con cada toma, de tal forma que tanto el niño como la familia se implican en conocer qué animal descubren cada mes. Además, se complementa con un kit con mochila, un póster y el cuento de Leo, un niño que ya ha pasado por todo el proceso. Este programa ha conseguido ya aumentar la adherencia al tratamiento e incrementar la satisfacción de la atención recibida en niños y familias. 

Fundación Lilly
Desde 2001, la Fundación Lilly tiene como objetivo contribuir al fomento de la ciencia, al impulso de la medicina y a la promoción del humanismo médico. En el área de Ciencia, anualmente convoca los Premios de Investigación Biomédica, las Citas con la Ciencia y apoya diversas acciones de divulgación científica. En el de Medicina, destacan iniciativas como la Cátedra de Educación Médica, MEDES – MEDicina en Español o su programa de gestión sanitaria. La iniciativa Medicina Centrada en el Paciente y las actividades, en torno a la figura del médico y humanista español Andrés Laguna o la difusión del legado de William Osler centran el área del humanismo médico.

_______________________________________________________ 

Gabinete de Prensa de la Fundación Lilly:
Gema Reimundez · 664 52 11 95
Maria García · 607 14 17 60 

Siguenos en: @FundacionLilly   
_______________________________________________________