Expertos debaten en los Cursos de Verano de El Escorial acerca de la vanguardia en Educación Médica

De enseñar a aprender: el nuevo paradigma para innovar en la enseñanza de la Medicina

  • La innovación en Educación Médica avanza, aunque de forma lenta, debido a la rigidez del sistema educativo. Para poder implementarla, las facultades de Medicina necesitarán un cambio de modelo.
  • Para avanzar en la docencia de la Medicina, los profesores deberán pasar del modelo tradicional de clases magistrales a una función de tutor que dirija, oriente y aconseje a los alumnos.
  • Entre otras vanguardias en Educación Médica, destacan las unidades de simulación, que constituyen un método de enseñanza efectivo para lograr el desarrollo de las competencias necesarias del alumno para su futuro profesional.

Encuentro Anual de Educación Médica_2018

(De izda. a dcha.): José Antonio Sacristán, director de la Fundación Lilly, Carlos Andradas, rector de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), Nabil Daoud, presidente de la Fundación Lilly, y Javier Arias, decano de la Facultad de Medicina de la UCM.

El Escorial, 9 de julio de 2018.- “En materia de educación médica se está avanzando de forma lenta: existen pequeños grupos de innovación en un grueso tradicional. Esto se debe a que muchas innovaciones no se incorporan a los modelos educativos por las dificultades que encuentra el profesional de la enseñanza para acceder a los avances o llevarlos a la práctica”, así lo ha asegurado el doctor José Antonio Sacristán, director de la Fundación Lilly, en el trascurso del XII Encuentro de Educación Médica organizado por la Cátedra de Educación Médica Fundación Lilly-UCM en el marco de los Cursos de Verano de El Escorial de la Universidad Complutense de Madrid. 

Bajo el título Vanguardia en Educación Médica: ¿por dónde avanzar?, en esta reunión, en la que ha colaborado la Sociedad Española de Educación Médica (SEDEM), expertos y profesionales de la docencia han analizado algunas estrategias, instrumentos o modelos de vanguardia e innovación docente que permitirían mejorar la enseñanza de la Medicina. Y es que, como el doctor Sacristán indica, “la formación de los profesionales sanitarios es clave porque supone una mejora potencial para el sistema nacional de salud”

Los límites actuales de la educación médica
El director de la Cátedra, Jesús Millán Núñez-Cortés, jefe del Servicio de Medicina Interna, jefe de Estudios y presidente de la Comisión de Docencia del Hospital General Universitario Gregorio Marañón, ha insistido en que “la formación en Educación Médica es insuficiente entre los profesionales de la docencia, consecuencia en gran parte de estructuras y planes de estudio en los que no ha penetrado la innovación educativa y la cultura de orientar la formación del futuro médico hacia sus necesidades profesionales y el desempeño futuro”.

Por su parte, Milagros García Barbero, profesora titular de Medicina Preventiva y Salud Pública en la Universidad Miguel Hernández de Alicante y presidenta de la SEDEM, ha advertido que “en muchos casos, los docentes no sienten la necesidad de innovar en educación. Aunque no sea cierto, durante siglos se ha considerado que un buen clínico es un buen docente. Y eso se sigue manteniendo”. En este sentido, ha explicado que la rigidez del sistema educativo puede dificultar la introducción de innovaciones en la educación médica y el desistimiento por parte de los docentes.

Esta situación, según la doctora García Barbero, se ve agravada por las limitaciones de acceso a la información: “Muy pocas revistas especializadas muestran cómo enseñar y qué innovaciones docentes han surgido y son aplicables a esa especialidad. Además, en su mayoría los clínicos no acceden a revistas tan especializadas como las de Educación Médica o Medical Teacher”.

Por un cambio integral en la docencia de la medicina
Para poder avanzar en la innovación de la Educación Médica es necesario buscar un nuevo modelo educativo con novedosos apoyos pedagógicos. En este sentido, Jesús Millán Núñez-Cortés, ha señalado que “es preciso disponer en los centros de áreas específicas dedicadas a la educación médica, que presten apoyo al proceso docente, dinamicen proyectos de mejora de la calidad, ofrezcan materiales e instrumentos de ayuda al profesorado o enriquezcan la carrera académica de los docentes”. A su parecer, sería necesario incorporar a los planes de estudio programas y estrategias orientadas a la resolución de problemas, a la adquisición de competencias transversales y al desarrollo de tareas clínicas.

Para Salvador Espinosa Ramírez, instructor de simulación clínica del Programa ECRM de la SEMES y responsable del Centro de Simulación Clínica Avanzada de la Universidad Francisco de Vitoria, las principales acciones para mejorar la enseñanza de la medicina son: la elaboración de programas para la seguridad y los derechos de los pacientes, la tutorización de los estudiantes en prácticas, los cambios en el modelo asistencial sanitario, la estandarización de la enseñanza, la adquisición de habilidades clínica y razonamiento crítico, la utilización del error como medio de aprendizaje y la incorporación de nuevos temas en los planes de estudio.

“No hay que inventar la rueda”, ha afirmado la doctora García Barbero. “Existen numerosas estrategias que se pueden aplicar: seminarios, grupos de discusión, de diálogo, trabajos en equipo, etc.” La presidenta de la SEDEM, además, ha destacado que es necesario cambiar el modelo tradicional de profesor-informador: “Para la mayoría de las innovaciones en educación los profesores deberán pasar a un modelo de tutor, en el que su función sea la de dirigir, orientar, aconsejar… y no la de dar clases magistrales. Se trata de un cambio en el paradigma educativo: hay que pasar de enseñar a aprender”.

Las unidades de simulación en la docencia médica
Algunas de las novedades tratadas en este encuentro han sido la integración en los planes de estudio de competencias transversales, algunas de ellas también conocidas como competencias huérfanas; la incorporación de la enseñanza por tareas clínicas o actividades profesionales confiables al alumno, que permite el entrenamiento en la práctica clínica para el futuro desempeño profesional; o el empleo de tecnologías avanzadas en la educación médica, frecuentemente poco aplicadas o con un uso ineficiente.

En este último punto, Salvador Espinosa Ramírez, experto en simulación clínica, ha hablado del uso de la simulación en los proyectos educativos de ciencias de la salud. Para este profesional, “constituye un método de enseñanza y aprendizaje efectivo para lograr en los estudiantes el desarrollo de un conjunto de competencias necesarias que posibiliten alcanzar los objetivos del perfil del futuro profesional”.

Una de las principales ventajas de esta metodología, en su opinión, es que ofrece al estudiante realizar una práctica análoga a la que desarrollará en la realidad. “En el centro de simulación, el estudiante de medicina es el responsable del paciente”, ha explicado el doctor Espinosa. Además, se pueden trabajar elementos técnicos como la integración de los datos de la entrevista clínica y la exploración física para un adecuado razonamiento clínico, pero también permite ver todas las habilidades no técnicas, como el trabajo en equipo, la comunicación y el liderazgo. Por ello, “la simulación sirve como herramienta evaluadora de las competencias adquiridas (saber, saber hacer, saber estar, poder hacer y querer hacer), pudiendo medir el rendimiento del alumno”, ha concluido.

Sobre la Fundación Lilly
Desde 2001, la Fundación Lilly tiene como objetivo contribuir al fomento de la ciencia, al impulso de la medicina y a la promoción del humanismo médico. En el área de Ciencia, anualmente convoca los Premios de Investigación Biomédica, las Citas con la Ciencia y apoya diversas acciones de divulgación científica. En el de Medicina, destacan iniciativas como la Cátedra de Educación Médica, MEDES – MEDicina en ESpañol o su programa de gestión sanitaria. La iniciativa Medicina Centrada en el Paciente y las actividades, en torno a la figura del médico y humanista español Andrés Laguna o la difusión del legado de William Osler centran el área del humanismo médico.

Gabinete de Prensa de la Fundación Lilly:
Gema Reimundez · 664 52 11 95 / Maria García · 607 14 17 60
greimundez@plannermedia.com  · mgantunez@plannermedia.com
Telf.: 917870300 / 687 71 82 50 Siguenos en:  @FundacionLilly   
_______________________________________________________