4º Congreso Internacional de Medicina Centrada en la Persona

La Medicina Centrada en la Persona insta a transformar la educación de las profesiones sanitarias y los programas de formación de especialistas

  • La Medicina Centrada en la Persona se basa en el conocimiento a largo plazo del paciente y es la base para una mejor identificación de sus problemas y necesidades de salud a través del tiempo en función de sus circunstancias sociales, ambientales y culturales.
  • La selección de estudiantes, la acreditación y recertificación de profesionales, la implantación de nuevas técnicas educativas y el impulso de nuevas habilidades, son los ejes propuestos para la mejora de la formación en Ciencias de la Salud.
  • Durante el Congreso se ha presentado la “Declaración de Madrid” en la que se impulsa un repensamiento sobre los fines y medios de la educación actual en las ciencias de la salud y se exige la necesidad de encontrar respuestas efectivas.

Madrid, 16 de noviembre de 2016.-  Más de un centenar de asistentes internacionales participantes en el 4º Congreso Internacional de Medicina Centrada en la Persona han realizado una llamada a las instituciones educativas, a las asociaciones de profesionales de la salud y a las organizaciones gubernamentales a colaborar en la mejora de la salud centrada en las personas, mediante la mejora de los programas de educación de las profesiones sanitarias en las universidades, así como en los programas de formación de especialistas y las actividades de educación continuada.

La Medicina Centrada en la Persona opta por la integración de los servicios de salud y buscar un abordaje totalizador de la persona para hacer frente a los retos de eficiencia y sostenibilidad de los sistemas sanitarios actuales marcados por las necesidades legítimas de los pacientes, los recursos disponibles y el constante desarrollo científico y técnico en las ciencias de la salud. El interés por este “nuevo” enfoque asistencial de base humanista está aumentando enormemente para hacer frente a la crisis de conocimiento, cuidados, costes y despersonalización de la medicina actual según quedó de manifiesto en el 4º Congreso Internacional de Medicina Centrada en la Persona, organizado por el Colegio Internacional de Medicina Centrada en la Persona, ligado a la OMS y la Universidad Francisco de Vitoria, con la colaboración de la Fundación Lilly.

En el marco del Congreso se ha presentado la “Declaración de Madrid sobre Educación Médica Centrada en la Persona” en la que se impulsa un re-pensamiento sobre los fines y medios de la educación actual en las ciencias de la salud y se exige la necesidad de encontrar respuestas efectivas. 

El enfoque humanista que se pretende recuperar en la práctica médica se postula como uno de los elementos clave para controlar los resultados asistenciales negativos tanto para los pacientes como para los médicos y permitiría unos servicios sanitarios más racionales, económicos y eficientes. La formación de los profesionales sanitarios representa la vía para reconducir esta situación, por lo que es preciso impulsar un re-pensamiento sobre los fines y medios de la educación actual en ciencias de la salud e implementar acciones a todos sus niveles.

La sensibilidad por la formación de los profesionales sanitarios se ha convertido en una prioridad para incorporar una visión humanista que beneficie a la persona, al médico y facilite el equilibrio del sistema sanitario. Tal y como señala el doctor José A. Sacristán, director de la Fundación Lilly, es imprescindible que los profesionales médicos alcancen las habilidades necesarias para el mejor desempeño de su actividad y vuelvan constantemente sobre los principios fundamentales del ejercicio de la Medicina.

Técnicas educativas eficaces
El nuevo abordaje exige formar docentes capaces de aplicar nuevas técnicas educativas eficaces y motivadoras y en dotar a los centros educativos de infraestructuras y personal experto en entrenamiento en entornos simulados en los que, evitando el riesgo en pacientes reales, se identifiquen los errores. 

En este sentido, “la Universidad Francisco de Vitoria (Madrid) introdujo la simulación hace siete años, cuando se incorporó Medicina a la oferta académica de la Universidad y para todos los alumnos desde el primer curso”, explica Fernando Caballero, decano de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad Francisco de Vitoria.

La formación de grado tradicional se basa en la formación teórica inicial de las patologías que conforman la medicina y luego el paso al hospital donde se hacen prácticas a la cabecera del paciente viendo cómo médicos desempeñan su ejercicio. En ese proceso, el estudiante debe aprender a manejarse como el médico viene haciendo. “El problema está en que esa práctica es oportunista, señala Caballero, ya que depende de la suerte que se vea o no una patología, y que el médico que te acompaña sea un buen tutor y que realmente oriente al estudiante en el aprendizaje”.

“La simulación clínica permite un entorno en el que se trabaja el 100% de los objetivos que pretendemos que los estudiantes de Medicina aprendan, de las enfermedades que creemos relevantes, de las situaciones clínicas graves o frecuentes, sean entrenadas en un entorno seguro, donde no hay riesgo para el paciente y donde los profesores son expertos en la tutela y en el feedback”, concluye el decano de la Facultad de Ciencias de la Salud de la UFV.

Nuevas habilidades
Los profesionales sanitarios deben contar con habilidades de gestión de bases documentales y análisis crítico de la bibliografía sanitaria para discernir la información clínica significativa. Asimismo, para evaluar resultados clínicos y tomar decisiones, no solo se requiere manejar datos de efectividad, seguridad y coste de las intervenciones, sino que es preciso que los profesionales conozcan el uso de parámetros que informen sobre la perspectiva del paciente durante el tratamiento.

Por su parte, los expertos en Medicina Centrada en la Persona sitúan a la persona en el centro como objetivo final de una atención integral, contextualizada y en la que se tienen en cuenta las circunstancias sociales, ambientales y culturales de cada paciente. En este sentido, se hace necesario programar clases transversales a las asignaturas clínicas y de Salud Pública, en las que se trabaje de forma integrada los datos generalizables de la patología, la experiencia del profesional sanitario y las preferencias del paciente y su familia en su contexto cultural y social.

Selección y calidad profesional
Para cimentar los valores de profesionalismo y humanismo en las Ciencias de la Salud, es necesario realizar un esfuerzo por la calidad y compromiso de los alumnos y de los docentes. Si se tiene esto en cuenta, las Universidades deberían asumir la responsabilidad de hacer una selección positiva y justa de los aspirantes con mejores actitudes y aptitudes para una práctica centrada en la persona.

De la misma forma, se debería orientar la acreditación y recertificación de los profesionales equilibrando la actualización en habilidades comunicacionales de resolución de problemas éticos, de gestión racional de recursos, de abordaje bio-psico-social del paciente, junto con el resto de actualizaciones científico-técnicas.

Fundación Lilly
La Fundación Lilly, que este año cumple su 15 aniversario, tiene como objetivo contribuir al mejor desarrollo de la sanidad española favoreciendo la generación y divulgación del conocimiento al servicio de los ciudadanos. Sus actividades se orientan al apoyo y fomento de la investigación (Premios de Investigación Biomédica o Foro de Ciencia); la divulgación del conocimiento (MEDES – MEDicina en Español, reuniones y encuentros de alto nivel científico); y la formación y promoción de los profesionales sanitarios (Programa IESE, Cátedra de Educación Médica). En sus iniciativas se tratan temas novedosos de marcada actualidad, contando para ello con la participación de personalidades sanitarias, científicos e investigadores de prestigio contrastado y el aval del Consejo Científico Asesor de la Fundación.

Universidad Francisco de Vitoria
Con más de 20 años de andadura, la Universidad Francisco de Vitoria imparte 24 titulaciones de Grado y 15 de doble Grado, de diferentes áreas como Ciencias Jurídicas, Económicas y Sociales, Ciencias Biosanitarias, Ciencias de la Educación, Ingeniería y Arquitectura y Ciencias de la Comunicación. Además, la UFV apuesta por la innovación, la internacionalidad, la participación activa de todo el alumnado y la exigencia personal, con docentes de gran bagaje tanto académico como profesional. Además, cuenta con programas de prácticas con convenios en más de 3700 empresas.

Gabinete de Prensa de la Fundación Lilly
Ainhoa Fernández (afernandez@plannermedia.com) / 687 718 250
Vanesa Barrio 917870300

Siguenos en: @FundacionLilly   

Gabinete de Prensa de la Universidad Francisco de Vitoria
Ana Arenas – 627 525 835 a.arenas@ufv.es
http://comunicacioninstitucional.ufv.es/