Elías Campo Güerri, Premio Fundación Lilly de Investigación Biomédica Clínica 2015

La gran diversidad de neoplasias linfoides hace que su estudio genómico sea fundamental para el diagnóstico y tratamiento específicos

  • Los análisis genómicos de las neoplasias linfoides hacen posible caracterizar los pacientes en función del riesgo de su enfermedad y relacionar el comportamiento clínico y pronóstico con el perfil de mutaciones que presenta cada uno en concreto
  • Además de en cáncer la investigación en genómica está abriendo nuevas vías de estudio y posibles tratamiento en enfermedades cardiacas, inflamatorias y en patologías neurológicas, entre otras
  • El Proyecto Genoma de la Leucemia Linfática Crónica (LLC) ha secuenciado los primeros genomas completos en España y ha supuesto un avance cualitativo en el desarrollo de la medicina personalizada. Se trata de un modelo de investigación de transferencia de conocimientos en los que se integra ciencia básica y clínica

Madrid, 25 de junio de 2015.- Las neoplasias linfoides son un grupo heterogéneo de enfermedades que se originan en células del sistema inmunológico. En las últimas décadas, los avances y hallazgos más relevantes en esta área han girado en torno a su caracterización y clasificación que ha permitido un diagnóstico y tratamientos más específicos dependiendo de las mutaciones y alteraciones genéticas implicadas en cada caso. Según el profesor Elías Campo Güerri, Premio Fundación Lilly de Investigación Biomédica Clínica 2015, “el impacto clínico de los análisis genómicos realizados en estas patologías es de gran relevancia por diferentes causas, entre ellas, la gran heterogeneidad de genes mutados que se presentan en estas enfermedades y que tienden a acumularse en rutas bioquímicas concretas. Aunque se identifican muchos genes mutados éstos se concentran en un número limitado de funciones. Gracias a este conocimiento hemos identificado nuevas dianas terapéuticas que podrán ser útiles en las formas más agresivas de estas neoplasias”.

 

Además, el profesor Campo destaca la posibilidad, gracias a los análisis genómicos, “de caracterizar y clasificar los pacientes en función del riesgo, y relacionar el comportamiento clínico y pronóstico de las mismas con el perfil de mutaciones que presenta cada paciente concreto”. La aplicación de este conocimiento es ya una realidad en la práctica clínica en algunos casos, como el de la mutación del gen P53 en leucemia linfática crónica, que requiere un tratamiento diferente frente a los casos en los que esta mutación no existe, consiguiéndose un mejor pronóstico.

En el caso del linfoma de células del manto, una neoplasia generalmente muy agresiva, los estudios iniciales del grupo dirigido por el profesor Campo Güerri identificaron la ciclina D1 como el gen clave en el desarrollo de este tumor, que ha permitido establecer un elemento diagnóstico fundamental para su reconocimiento. “Este hallazgo nos permitió definir con mayor detalle los mecanismos genéticos y moleculares implicados en su desarrollo y progresión”, explica el profesor. “La comprensión de estos mecanismos y cómo afectan al comportamiento del tumor han proporcionado fundamentos para la identificación de indicadores fiables de la evolución clínica y el diseño de estrategias innovadoras que están abriendo nuevas vías para el tratamiento de estos tumores”. Recientemente hemos secuenciado los primeros genomas completos de esta enfermedad que han abierto nuevas perspectivas para el tratamiento.

Respecto al futuro de la investigación en genómica, el profesor Campos Güerri afirma que “si bien el mayor esfuerzo se ha centrado en cáncer debido a que tiene una gran base genética, por su gravedad y porque afecta a un porcentaje importante de la población, la aplicación de este tipo de estudios y el desarrollo de dianas terapéuticas que conllevan está siendo ya una realidad en otros campos, como el de las enfermedades cardiacas, inflamatorias y patologías neurológicas, entre otras”.

El profesor Elías Campo, director de Investigación del Hospital Clínic de Barcelona, catedrático de Anatomía Patológica de la Universidad de Barcelona e investigador del Instituto de Investigación Biomédica August Pi i Sunyer (IDIBAPS), pertenece al selecto grupo del 1% de los científicos más citados en todos los ámbitos de las ciencias en el período 2002-2012. Sus trabajos de investigación se han publicado en más de 507 artículos en revistas indexadas que han recibido más de 28.650 citaciones con un índice de Hirsch de 85 (Fuente: Scopus).

Su trayectoria está avalada por más de un docena de premios a su labor científica en el campo de la investigación, tales como el Premio Severo Ochoa de Investigación Biomédica en 2011, el Premio Nacional de Investigación 2013 de la Generalitat de Catalunya o el reciente Premio Eugenio Rodríguez Pascual por sus contribuciones al diagnóstico y terapias contra el cáncer.

Modelo de investigación de transferencia de conocimientos
El jurado ha valorado especialmente su modelo de investigación de transferencia de conocimientos en los que se integra ciencia básica y clínica, algo que para el profesor Elías Campo Güerri es fundamental en el campo de la investigación biomédica y totalmente necesario en el caso de las neoplasias linfoides: “La gran complejidad molecular de estas enfermedades conlleva que su estudio genético sea inabarcable para un equipo aislado, de forma que requiere un trabajo multidisciplinar, en red, a través de la colaboración de biólogos moleculares, genetistas, bioinformáticos, epidemiólogos, patólogos, clínicos y expertos en ética, entre otros”.

En esta línea ha girado su participación en diversos consorcios y proyectos internacionales como el Internacional Leukemia Lymphoma Molecular Profyling Projec (LLMPP), promovido por el National Cancer Institute de Estados Unidos, que ha llevado a cabo la caracterización de nuevos tipos de linfomas agresivos, y el International Cancer Genome Consortium (ICGC) con el proyecto genoma de la Leucemia Linfática Crónica financiado por el MINECO a través del Instituto de Salud Carlos III. Este proyecto, co-dirigido por el profesor Elías Campo y el doctor Carlos López-Otín, de la Universidad de Oviedo, ha sido clave en la secuenciación de los primeros genomas completos en España de la LLC. “Este proyecto ha supuesto un avance cualitativo en nuestras investigaciones con la secuenciación de los genomas completos de 150 pacientes con esta de enfermedad, más de 450 exomas completos, 300 transcriptomas y los primeros epigenomas completos. Estos estudios han identificado nuevos genes y rutas bioquímicas implicados en la LLC que han permitido caracterizar nuevas formas de la enfermedad e identificar nuevas dianas para el tratamiento”, explica el profesor Campo Güerri. “Para ello, hemos contamos con la colaboración de 16 centros de todo el país”.

Fundación Lilly
La Fundación Lilly, que este año cumple su 15 aniversario, tiene como objetivo contribuir al mejor desarrollo de la sanidad española favoreciendo la generación y divulgación del conocimiento al servicio de los ciudadanos. Sus actividades se orientan al apoyo y fomento de la investigación (Premios de Investigación Biomédica o Foro de Ciencia); la divulgación del conocimiento (MEDES - MEDicina en ESpañol, reuniones y encuentros de alto nivel científico); y la formación y promoción de los profesionales sanitarios (Programa IESE, Cátedra de Educación Médica). En sus iniciativas se tratan temas novedosos de marcada actualidad, contando para ello con la participación de personalidades sanitarias, científicos e investigadores de prestigio contrastado y el aval del Consejo Científico Asesor de la Fundación.

 

Gabinete de Prensa de la Fundación Lilly
Ainhoa Fernández (afernandez@plannermedia.com) / 687 718 250

Siguenos en: @FundacionLilly