Sobre la figura de Andrés Laguna

Si estás interesado en conocer más detalles sobre la vida y obra de Andrés Laguna, solicita a la Fundacion Lilly el libroAndrés Laguna, un científico español del Siglo XVI”.

Andrés Laguna.Sede de la Real Academia Nacional de MedicinaNacido en Segovia, Andrés Laguna fue un médico y célebre humanista renacentista del Siglo XVI que ocupa una posición importante en la historia de la medicina. Fue médico de ilustres personalidades como el Papa Julio III, el emperador Carlos V o su hijo, Felipe II.

Además de médico y científico, se le puede definir como humanista, lingüista, viajero, poeta y político. Se convirtió en uno de los grandes hombres de su época, en representante del periodo en el que la ciencia española ha tenido una mayor repercusión, en una figura clave de la medicina del renacimiento y un segoviano universal. Sin duda, ejerció un papel fundamental como impulsor del liderazgo español en el contexto europeo del siglo XVI.

Una mente ilustre y brillante, un pionero de la anatomía y de la urología, médico y farmacólogo, Laguna probó ser un pacifista y humanista convencido a través de sus vastos conocimientos y su elocuencia política. Laguna dio prioridad al pensamiento, el aprendizaje y el conocimiento y recuperó el antiguo arte de curar.

Fallecido, seguramente, en Guadalajara en 1559, fue enterrado en la capilla de Santa Bárbara de la iglesia de San Miguel, en Segovia.

Sus obras

El comentario de “el Segobiensis” –así firmaba- al tratado de medicina de Dioscórides fue una de las obras que merecieron los mayores elogios y que contribuyeron a su marcha a Italia. Fue en este país y en Bolonia en concreto donde le otorgaron el título de “Maestro”.

En Roma, ilustró las obras de Galeno, corrigiendo algunos errores, al tiempo que escribía la historia de este padre de la medicina. Asimismo redactó diferentes tratados médicos y amplió su obra a otras disciplinas como la filosofía, la política o las humanidades.

De regreso a España en 1557, continuó sus estudios, corrigió algunos de sus escritos y concluyó otros, entre ellos la traducción de la famosa obra titulada “Pedazio Dioscorides Anazarbeo acerca de la materia medicinal y de los venenos mortíferos” (ver texto digitalizado por la Biblioteca Nacional de España), y su ilustración con figuras de innumerables plantas exquisitas y raras. Este trabajo, claro y preciso, constituye una riquísima fuente para la botánica de la época, así como para otras actividades científicas y técnicas.

Otra de sus obras originales es el “Discurso breve sobre la cura y preservación de la peste”, donde afirma que “no hay instrumento más apto que el médico para introducir la pestilencia por todas partes” y propone la formación de un cuerpo de médicos especializado en esta enfermedad.

En cuanto a la farmacoterapia, sostuvo que los cuatro elementos eran la base de la composición de todas las cosas. Asimismo, como buen académico, se mostró escéptico respecto de las afirmaciones de los alquimistas y rechazó todo lo que parecía envuelto en algún secreto misterioso.  A pesar de ello, Laguna incluyó referencias a productos americanos, aunque de manera muy confusa.

Algunas otras obras destacadas fueron la “Anathomica Methodus, sive de Sectione humani corporis contemplatio”, las “Annotationes in Galeni versiones quae ad suum tempus prodierunt: Europa seipsam torquens”.

Asimismo merecen mención sus traducciones del griego al latín de Aristóteles y Luciano y las traducciones del latín al castellano de Cicerón.

Su visión innovadora tiene lugar también en sus concepciones políticas. Así, su “Discurso de Europa. La que a sí misma se atormenta”, pronunciado en la Universidad de Colonia, ya invitaba a los europeos a reforzar sus lazos culturales comunes, frente a sus diferencias ideológicas y religiosas.

Algunas curiosidades de Andrés Laguna:
  • Hasta tal punto llegó su fama, que su coetáneo Miguel de Cervantes lo cita en El Quijote. En concreto, mencionó las propiedades terapéuticas del romero en el tratamiento de las heridas. De igual modo describe los efectos narcóticos del opio así como los de ciertos venenos, elaborados todos a base de hierbas, que coinciden estrechamente con las descripciones relatadas en algunos capítulos de la obra de Laguna.
  • Asimismo aparecen determinados ungüentos utilizados para prácticas de brujería -según había determinado Laguna-, en otra de sus obras: “El coloquio de los perros”.
  • Muestra de su orgullo por su origen castellano, este humanista firmaba sus obras como “el Segobiensis”.
  • Fruto de sus viajes y su curiosidad sin límite, llegó a dominar seis lenguas.
  • Hay un árbol, la lagunaria, vulgarmente "pica-pica", bautizado así en su honor.